miércoles, 28 de abril de 2010

La Federación Argentina de Agentes de Propaganda Medica FAAPROME-CTA, adhiere a la marcha en repudio a la procuración de la ciudad autónoma por el otorgamiento de matrículas truchas.

Sin lugar a dudas lo que las cámaras empresarias de la industria farmacéutica no pudieron impedir en la legislatura porteña que finalmente sancionó la Ley 1713 regulatoria de la actividad de los Agentes de propaganda Médica en la Ciudad Autónoma y posteriormente el ejecutivo promulgó, apela a su poder de lobby para propiciar la habilitaciones que son producto de una flagrante violación de la normativa vigente lo que deviene en el otorgamiento de matrículas que sin eufemismos deben considerarse “TRUCHAS”
La gestión que impulsó la AAPM de la RA para lograr la Ley 1713 en la Ciudad Autónoma, vino a completar el marco regulatorio vigente en todo el territorio nacional destinado a establecer las normas éticas que deben normar la Propaganda Médica, como así también la formación profesional que deben tener los AGENTES DE PROPAGANDA MEDICA, teniendo en cuenta que al tratarse de medicamentos destinados a preservar la salud de la población, resulta imprescindible contar con una adecuada preparación, habida cuenta que los medicamentos poseen indicaciones terapéuticas precisas y contraindicaciones que el laboratorio debe incluir en sus prospectos siendo una obligación ética del APM ponerlas en conocimiento del Profesional de la Salud habilitado legalmente para su prescripción y expendio.
Por otra parte cualquier omisión de los postulados de la normativa habilitaría actos de corrupción tipificados y penalizados por todas las leyes vigentes que regulan la actividad en las distintas provincias.

Por lo expuesto la FAAPROME ratifica su apoyo al reclamo de la AAPM de la RA y exhorta al Procurador revertir su postura, de lo contrario quedaría en evidencia su connivencia con los intereses de las cámaras empresarias de la industria farmacéutica que solo entienden como norma el negocio del medicamento desprovisto de trabajadores debidamente capacitados para hacer lugar con mayor impunidad a sus prácticas reñidas con la ética profesional de la promoción de medicamentos





Salvador Agliano

Secretario General

FAAPROME - CTA