viernes, 17 de diciembre de 2010

Aprietes y manipulación mediática para amordazar la verdad. *por Pipon Giuliani

En una nueva escalada que demuestra la capacidad de Hugo Yasky de seguir causando daño a la CTA, el 14 de diciembre por la noche, después del acto de asunción de Pablo Micheli como nuevo secretario general en representación de la Lista 1 frente al Ministerio de Trabajo, ordenó -por intermedio de Gustavo Rollandi- dar de baja las claves de administrador de todas las páginas institucionales de la CTA alojadas en nuestro servidor, incluida ACTA, con el objeto de silenciar el inicio de una nueva etapa en nuestra Central.

Para ello, apretó al Jefe del Departamento Informática de la CTA, compañero Guillermo Acedo, quien terminó ejecutando la orden de Yasky en lo que configura un atentado contra el patrimonio informativo y cultural de nuestra organización, la libertad de expresión y, fundamentalmente, los intereses y derechos de los trabajadores afiliados a la Central que son los que sustentan con sus aportes los recursos e infraestructura comunicacional y de todo tipo existente en nuestra sede de la calle Piedras 1065.

Actuando como lo que es, un interventor sostenido por el ministro Tomada y el Gobierno Nacional, y como ya no le alcanzan sus maniobras para desinformar a la sociedad través de la cadena oficial de medios de comunicación que poco a poco, y a medida que quedaba al desnudo la trampa montada por el oficialismo, le han ido restando sus favores, ahora se dedica a hackear nuestros propios medios de comunicación. Una vergüenza que merece nuestro total repudio.

Yasky, Rollandi, Wasiejko y demás integrantes de la perdedora Lista 10 son los responsables por el archivo de los materiales de texto, fotográficos y audiovisuales recolectados en soporte digital a través de años de esmerada tarea de los compañeros que laboran diariamente en la Secretaría de Comunicación y Difusión y en otras áreas de la CTA.

Que quede claro: Yasky no es el dueño del acumulado social que supo conquistar nuestra Central desde el "Grito de Burzaco" hasta la fecha. Ese material, esos recursos, esas inversiones en el área comunicacional y en otras secretarías, salieron del bolsillo de todos los trabajadores afiliados a la CTA. Por lo tanto, es un patrimonio colectivo e intransferible.

Nada ni nadie podrá amordazarnos.No se puede tapar el sol con una mano.

La Lista 1 Germán Abdala ganó el 23 de septiembre por más de 18 mil votos, después de las impugnaciones aceptadas por el Tribunal Arbitral seguía al frente en el escrutinio por más de 11 mil votos, distancia que se estiró a más de 30 mil sufragios luego de las elecciones complementarias del 9 de diciembre. Esa es la pura verdad.Lo demás es puro cuento.


fuente: Agrupacion Abdala CTA, escrita por Juan Carlos Giuliani