"Esta nueva etapa de la CTA se acrecentará el respaldo a la lucha de los trabajadores"

El Secretario Adjunto de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), Ricardo Peidro, indicó en diálogo con ACTA que en esta nueva etapa se acrecentará el respaldo a la lucha de los trabajadores contra la persecución gremial, reivindicó la autonomía y reclamó la vigencia de la libertad y democracia sindical.


El también secretario general de la Asociación Agentes de Propaganda Médica (AAPM-CTA), Ricardo Peidro, sostuvo que la "lucha de los trabajadores del sector privado no puede descontextualizarse de la puja por la restauración de la justicia social en la Argentina. Por ello, seguimos exigiendo una Asignación Universal por Hijo, distribución de la riqueza real, democracia y libertad sindical en nuestros trabajos y soberanía sobre nuestros bienes naturales".


Peidro informó que a nivel nacional hay más de dos mil quinientas organizaciones sindicales que aún no cuentan con la personería gremial y alrededor de un millar que tienen cajoneadas en el Ministerio de Trabajo de la Nación sus presentaciones de simple inscripción gremial. "Desde que salió el fallo de la Corte Suprema de Justicia otorgando a los delegados de las organizaciones simplemente inscriptas las mismas facultades que los que representan a entidades con personería gremial, Tomada planchó todos los pedidos de inscripción gremial contrariando lo que dice la Constitución, la OIT y el sentido común que alienta la democratización del mundo del trabajo", señaló el secretario adjunto de la CTA.

Y subrayó: "Aún las cosas no cambian en nuestro país, nosotros representamos a un millón y medio de trabajadores y todavía no somos reconocidos. De todas maneras la legitimidad se gana en la lucha y hoy no puede negarse que la CTA existe".

Para Peidro, "en la Argentina, los empresarios pueden elegir en qué central empresaria pueden estar, pero los trabajadores no podemos elegir en qué sindicato u central sindical queremos estar. Ya hay alrededor de 1.500.000 trabajadores en nuestro país que le dijeron basta a la burocracia sindical y buscan construir otros horizontes de democracia, distribución y soberanía desde la CTA".

"Más temprano que tarde la democracia sindical en nuestro país será un derecho de la clase trabajadora ganado en la lucha contra estos energúmenos que sólo buscan enriquecerse a costa de los trabajadores. Conocemos en vivo y en directo cómo operan las multinacionales en nuestro país. Dijimos y probamos durante la última paritaria del sector, que la industria farmacéutica no está en crisis ya que tiene ganancias extraordinarias por más de 10.000 millones de pesos anuales en nuestro país", indicó el dirigente de los visitadores médicos.

Y añadió: "Como en otras oportunidades, hicimos valer nuestra autonomía y no fuimos rehenes ni del Gobierno nacional, ni de la UIA, ni de ningún partido político y mucho menos de los negociados del sindicalismo empresario que vende a los trabajadores y sus derechos. En tres años de rondas negociables los visitadores médicos pasamos de un básico de $600 a $4.000, modificamos y acordamos nuevos artículos que amplían nuestros derechos laborales en el Convenio Colectivo en base a género, paternidad, adopción, entre otros".

A renglón seguido, y a propósito del proceso desatado luego del acto electoral de la CTA realizado el 23 de septiembre de 2010 y que arrojara el triunfo de la Lista 1 Germán Abdala, Peidro respondió a las preguntas formuladas por ACTA:

¿Qué reflexión le merece lo que está ocurriendo?

Cuando la CTA se construyó fue con la idea de autonomía, voto directo, afiliación directa, frente al otro modelo que crece como colega de los gobiernos de turno basándose en las dádivas del poder. Lamentablemente, esto es lo que ocurrió. Algunos en la Central pretendieron hacer que este modelo sindical ocupe esta organización, y que se vuelva una CGT chiquita, un apéndice. Por supuesto que el voto mayoritario de los compañeros le cerró las puertas a esa pretensión.

¿Qué posición toma la CTA en esta nueva etapa?

Vamos a seguir los mismos principios con Pablo Micheli en la conducción, ahora también junto a las agrupaciones, organizaciones territoriales, movimiento social y sindicatos que se han sumado en este último tiempo, para hacer crecer un modelo sindical diferente al que se construye con papelitos de burócratas. Nosotros pensamos que la legitimidad está en la construcción con los trabajadores.

Qué les dice a los marginados, a los desocupados, a los trabajadores...

Que nuestra CTA jamás pretenderá organizar al trabajador solamente en torno al trabajo formal sino en torno a la potencialidad del trabajador, sea registrado, informal, autogestionario, en actividad, jubilado o desocupado y que nos vamos a seguir organizando con autonomía rompiendo el clientelismo para alcanzar la liberación. Para eso está la Constituyente Social. Nosotros pensamos en construcción de poder popular.