ATE-CTA repudió la decisión oficial de transferir la tarea de los controladores a la Fuerza Aérea.

Una ruidosa protesta realizó esta mañana un grupo de afiliados a la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE-CTA) en el aeropuerto Tte. Benjamín Matienzo

"Ante la situación que se vive laboralmente hablando en el aeropuerto internacional Benjamín Matienzo de la provincia de Tucumán. nosotros empleados del mismo queremos manifestar, que reunidos en asamblea hemos decidido llevar nuestro reclamo a las acciones, en una asamblea llevada a cabo entre nuestros afiliados y ponemos en vuestro conocimiento la aplicación de medidas hasta que las autoridades provinciales tomen cartas en el asunto y se revierta la situación por la atravesamos", lo señala el comunicado de prensa remitido desde la oficina de prensa de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE-CTA), a la hora de justificar las medidas que se tomaron desde ayer en la estación aérea provincial.


La asamblea de trabajadores realizada el pasado 17 de noviembre determinó aplicar las siguientes medidas de fuerza:


a) La realización de asambleas permanentes
b) Decretar el estado de alerta y movilización
c) Cortar el ingreso al aeropuerto
d) Futuro cese de los servicios operativos del Aeropuerto Benjamín Matienzo
e) Denunciar a los organismos internacionales las condiciones laborales que en la actualidad se están brindando en los servicios de tránsito aéreo, a las empresas aerocomerciales y no comerciales de la República Argentina.


La protesta, según lo señalan los trabajadores, se motiva a la instrumentación de un Decreto del Poder Ejecutivo Nacional que lleva el número 1840/11 que dispone el traslado del personal de dicha repartición, aduciendo incertidumbre y presión psicológica que padecen que, según indican "hacen y deshacen sin importar en lo más mínimo la condición humana