ARSENALES Y POZO DE VARGAS

Los restos de desaparecidos en el Pozo de Vargas, y el Arsenal Miguel de Azcuenaga, son una prueba escalofriante, que se agrega a los muchos testimonios, de que allí funcionaba un Campo de concentración y exterminio de la dictadura militar. La lucha incansable desde hace 35 años, permitió este hallazgo.

Así también, consideramos gravísimo la fuga de Juan Carlos Benedicto, civil imputado en la Causa Arsenales, quien como muchos otros detenidos y condenados, gozó de privilegios en su lugar de detención, que facilitaron su misteriosa fuga, mientras lo custodiaba la Policía Federal.

Más que nunca, seguiremos luchando por:

Inmediata elevación a Juicio Oral de la Causa Arsenales 2.
Cárcel común a todos los detenidos y condenados por genocidio.
Investigación, destitución y cárcel a los implicados en la fuga de Benedicto.
Desmantelamiento del aparato represivo, que hoy sigue intacto y  permite la fuga de genocidas, mientras detiene a luchadores sociales, y reprime la protesta social.