jueves, 20 de diciembre de 2012

"Nos convocamos para darle una lección de democracia a este gobierno"

Este fin de año parece demostrar que el gobierno kirchnerista en sus vertientes nacional y provincial perdió la calle y la contención de la protesta social ante el creciente malestar por la falta de respuestas a una serie de reclamos sociales, económicos y laborales.

Así quedó reflejado ayer durante la movilización a plaza Independencia que llevó a cabo el Frente Intersindical de Tucumán (FIT) junto a diversas organizaciones sociales (como la CCC y Barrios de Pie, Jubilados de la Plaza) y agrupaciones partidarias, en su mayoría sectores de Izquierda. La marcha se realizó en sintonía con la jornada convocada por la CGT moyanista y la CTA liderada por Pablo Micheli.

"Nos convocamos para darle una lección de democracia a este gobierno, para hacerle entender que en la diferencia también se puede construir, sobre todo aquellas políticas que estén orientadas a la defensa de los trabajadores, que están pagando una salvaje crisis capitalista gestada por un gobierno que de palabra se dice progresista pero que en los hechos mantiene el orden conservador de los 90", sostuvo Salvador Agliano, referente de la CTA local. Además, la protesta tuvo como ejes recordar el denominado "Argentinazo" del 19 y 20 de diciembre de 2001 cuando, jaqueado por el caos social ante la crisis económica, debió renunciar Fernando De la Rúa.

Así también, la ocasión fue propicia para brindar la solidaridad de los sectores nombrados para con Susana Trimarco tras el polémico fallo absolutorio en el marco del caso Marita Verón. En este sentido, se repudió la decisión del Tribunal de la Sala II de la Cámara Penal de Tucumán, al tiempo de solicitar el juicio político y alejamiento de estos magistrados, en tanto, se instó a implementar el juicio por jurados, que ya se encuentra contemplado en la Constitución Nacional. A su vez, se responsabilizó al gobernador José Alperovich por haber favorecido, a lo largo de su gestión, la concreción deficiente del proceso investigativo que posibilitó la absolución de los 13 imputados en la causa, como también señalar la complicidad de sectores políticos con algunos de los acusados. Paralelamente, entre una diversa lista de reivindicaciones, se resaltaron aspectos que no fueron tenidos en cuenta por parte de la administración de Cristina Kirchner, entre ellos: la eliminación del impuesto a las ganancias, la aplicación del 82 por ciento móvil jubilatorio, la derogación de la Ley Antiterrorista, un aumento de emergencia a los haberes que perciben los jubilados, la unificación de las asignaciones familiares, y el incremento del salario Mínimo Vital y Móvil de 5 mil pesos.

En tanto, Gastón Gómez (Barrios de Pié) adujo que “venimos a reclamar eso que el gobierno prometió al asumir: una reforma impositiva para que paguen más los que más tienen, lo que después de más de 9 años no se ha producido; 9 años de crecimiento económico que encuentran a los más desprotegidos en similares condiciones a las que existían hace 11 años, cuando el pueblo dijo basta de mentiras. Y hoy la consigna es la misma: basta de mentir, basta de falsear los números del INDEC para que haya menos pobreza virtual y la pobreza real sea cada vez peor, basta de gobernar para los que más tienen, es hora de escuchar los reclamos de los más humildes, basta de pagar la deuda externa con el hambre de los trabajadores".

Del acto central, participaron, además de Agliano y Gómez, Jesús Pellasio (UATRE), Eduardo Bourlé, Asociacion Bancaria, Jesús Soria (62 Organizaciones), Vicente Ruiz (CCC), Federico Masso (Libres del Sur-FAP).
Por su parte, en la concentración de Plaza de Mayo, Hugo Moyano lanzó una dura crítica a las políticas del Gobierno. "Aumentó todo, son las recetas más ortodoxas del Fondo Monetario Internacional. No necesitan órdenes del FMI lo hacen por propias convicciones", dijo tras reclamar por las jubilaciones y el pago de la deuda con las obras sociales. Y luego agregó en un mensaje a Cristina Kirchner: "Señora presidenta, ocúpese de la inflación y la seguridad que preocupan a todos los argentinos".

Moyano coló un mensaje político en medio de los reclamos salariales y tributarios. "Ahora porque traemos los reclamos de los trabajadores dicen que es un tema político ¿Por qué no puede ser un tema político? Si no alcanzan las luchas gremiales en 2013 tenemos la oportunidad de utilizar el voto. No podemos equivocarnos más", lanzó.