miércoles, 20 de febrero de 2013

La CTA convocó a un nuevo Congreso Nacional

Bajo el lema "unificación y nacionalización del conflicto", la Conducción Nacional de la CTA, luego de ratificar la marcha del 14 del mes próximo junto a la CGT (Confederación General del Trabajo) y otras organizaciones, al Ministerio de Trabajo de la Nación y a las delegaciones de la repartición laboral en cada capital de provincia, decidió hoy la realización de un nuevo Congreso Nacional que tendrá lugar el 11 y 12 de abril en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Asimismo, se dio a conocer que una delegación de la CTA sin pancartas o cualquier otra identificación participará este viernes de la marcha de los familiares de las víctimas de la Tragedia de Once.


La reunión de la Conducción Nacional de la Central de Trabajadores de la Argentina, que contó con la presencia de los miembros de la Mesa Nacional y los secretarios generales de cada una de las provincias, se inició con un informe político a cargo del secretario general, Pablo Micheli.

Luego de ratificar la marcha a la cartera laboral que se realizará el 14 de marzo en contra de los topes en las negociaciones salariales y para exigir la urgente convocatoria al Consejo del Salario para fijar un Salario Mìnimo, Vital y Móvil de $ 5.000, y a la que también adhirió la CGT junto a otras organizaciones populares, señaló el acierto que significó la unidad de acción para frenar el ajuste.

“Querían distraernos en internas mezquinas pero supimos responder con unidad de clase que más que una opción, es una obligación cuando de lo que se trata es de defender los intereses de la clase trabajadora. Quebramos una estrategia que se reitera todos los días, y que no es otra que dividir a los sectores populares”, enfatizó Micheli.

En cuanto al Congreso que se realizará el 11 y 12 de abril en la Ciudad de Buenos Aires, Micheli resaltó la importancia del mismo en una coyuntura que definió como “conflictiva”. Señaló en este sentido que es más importante que nunca discutir la estrategia, fortalecer a la organización para lograr una Central de millones de afiliados.

“Ante la crisis del modelo neo-desarrollista, hay que mostrar que existen alternativas que van más allá de la derechización que vemos en estos días, con cada vez más ajuste en el bolsillo de los trabajadores y los sectores populares”, manifestó.

También informó que se había comunicado con familiares de las víctimas de la tragedia de Once. Y en este sentido, adelantó que una delegación de la CTA estará el viernes 22 de febrero a las 19.00 en la marcha a Plaza de Mayo que recuerda el primer aniversario de la masacre que costó la vida de 51 jóvenes.

A su turno, los distintos secretarios generales de la CTA, expusieron la realidad de sus provincias, marcada por el conflicto social en aumento, la violencia policial contra jóvenes y sectores más desposeídos, y la resistencia cada vez mayor, a la minería a cielo abierto, entre otras cuestiones.
Por otra parte, se ponderó el avance en la conformación de la Federación Nacional Docente (FND-CTA) y la protesta generalizada de los trabajadores de la educación frente al magro aumento salarial impuesto por el Gobierno. En ese sentido, 9 provincias ya informaron que no comenzarán las clases el 25 de febrero.

La Comisión Nacional de la CTA avanzó en la instrumentación de la Consulta Popular en Defensa de la Soberanía sobre nuestros Bienes Comunes interpelando el modelo extractivista y dependiente. El secretario adjunto de la Central, José Rigane, dio lectura a un borrador de trabajo para iniciar las acciones tendientes a concretar esta iniciativa de alto impacto político resuelto en la reunión anterior de la Conducción Nacional en Mar del Plata el 29 y 30 de noviembre del año pasado.

Además, la Central dispuso lanzar una campaña en conmemoración del 45º aniversario del Manifiesto del 1º de Mayo de 1968 de la CGT de los Argentinos de Raymundo Ongaro asumiendo la condición de heredera de esa experiencia de libertad y democracia sindical como así también de los programas de Huerta Grande y La Falda y del conjunto de luchas protagonizadas por la clase trabajadora desde sus principios de autonomía de los patrones, los gobiernos y los partidos políticos.

Se resolvió asimismo apoyar el paro nacional de ATE el 25 de febrero cuando la Asociación de Trabajadores del Estado, que abarca a trabajadores nacionales, provinciales y municipales, realice una jornada de paro en demanda de mejoras salariales, por el pago de asignaciones familiares igualitarias y por el 82% móvil.

Por otro lado la CTA dispuso sumarse a los ctos recordatorios del dirigente sindical René Salamanca secuestrado por la dictadura militar el 24 de marzo de 1976 y que tendrá lugar el viernes que viene en la ciudad de Córdoba.

En otro momento de la reunión Carlos Garzón, en representación de la Coordinación Nacional de Juventud de la CTA, brindó un informe de lo actuado en el marco de la reactivación de ese espacio de la Central a nivel nacional.

Defender el derecho a la vida y a la tierra de los pueblos originarios fue otro de los compromisos asumidos que proviene desde el nacimiento de la Central.

Otro de los acuerdos fue apoyar la marcha contra la impunidad que tendrá lugar en Tucumán el 26 de febrero por justicia por Paulina Lebbos. Y acompañar el 8 de marzo la marcha por el Día de la Mujer.

Luchar por el 82% móvil y apoyar la marcha número 1100 de los jubilados alrededor del Congreso de la Nación que tendrá lugar el 8 de mayo fue otro de los puntos de la reunión que se extendió por más de 6 horas en la sede nacional de la CTA sita en la calle Lima 609 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Seguir peleando por la derogación de la Ley Antiterrorista y por el cese de la criminalización de la protesta estuvo también en el centro de la escena, sobre todo teniendo en cuenta que este 24 de marzo la Central volverá a participar en todo el país de los actos de repudio a una nueva conmemoración del terrorismo de Estado instaurado por la tiranía oligárquico-militar en 1976..

Foto: Luis Bañagasta