viernes, 15 de febrero de 2013

Marcha por esclarecimiento de un caso de abuso policial

Una movilización reclamando el pronto esclarecimiento de un caso de abuso policial contra una pareja tendrá como escenario principal los Tribunales Penales, ubicados en avenida Sarmiento al 400.
El hecho ocurrido en la madrugada del domingo último, fue denunciado al día siguiente ante la Fiscalía X, a cargo de Guillermo Segundo Herrera. 


Por el hecho ya fueron detenidos el sargento Ramón Quiroga y el cabo Silvio de Jesús. En tanto, permanecen en la mira de la justicia el subcomisario Manuel Vargas y el oficial Matías Juárez. Esas medidas fueron dispuestas por la fiscal Mercedes Carrizo, ya que Herrera se encontraba con licencia de trabajo por enfermedad.


Familiares, allegados a las víctima y diferentes agrupaciones sociales y políticas se concentrarán desde las 10.00 en la sede de la sede del fuero penal para exigir que se tomen medidas contra los responsables de esa dependencia de la Policía.


Alrededor de las 3.00, Franco Massian, de 27 años y su mujer, Patricia Salas, de 24, se dirigían a la casa de un amigo a bordo de su Fíat 147, por calle Inca Garcilaso entre Amador Lucero y Chiclana. Allí fueron interceptados por dos policías vestidos de civil que se desplazaban en una moto.
Luego de que los hicieran bajar del coche, llegó al lugar una camioneta de la Policía con agentes uniformados. Franco fue trasladado en ese transporte, en tanto que Patricia fue metida en el Fiat 147.


El muchacho fue golpeado una vez que estuvo dentro de la sede policial de la seccional Octava. Además, denunció que lo amenazaron con abusar sexualmente de su esposa y que le robaron los 1200 pesos que tenía en esos momentos.


"Quedate piola que ya vamos a arreglar con la flaca nosotros", relató Massian que le dijeron los policías. 
Mientras tanto, Salas fue llevada en su vehículo por dos uniformados, quienes la golpearon y abusaron sexualmente. 


"Me decían que había una manera para que mi marido saliera rápido, y que no era plata lo que querían", manifestó la mujer, quien agregó que el hombre que conducía el rodado empezó a manosearla, ante lo cual ella se resistió. 


En ese momento, los uniformados recibieron por radio la orden de que se dirigieran inmediatamente a la comisaría.


Una vez allí, Patricia se encontró con su marido. "Varios policías le estaba pegando. Yo me abalancé sobre él para que dejaran de golpearlo. También en la comisaría me presionaban para que entrara a una pieza", relató la muchacha.


Los policías se apoderaron de los celulares de las víctimas y desde allí llamaron a los padres de Franco, quienes se presentaron en la comisaría y pagaron 1000 pesos para que la pareja fuera liberada, de acuerdo a la denuncia asentada en la Fiscalía Penal X al día siguiente del hecho. Antes, las víctimas se habían presentado en la seccional Trece, donde no les quisieron tomar declaración.


El miércoles al mediodía, la pareja ratificó la denuncia en sede judicial. Lita Alberstein, secretaria de Derechos Humanos de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), acompaña a esta pareja de jóvenes víctimas de abuso policial. 


"Exigimos la separación de los policías que intervinieron en este hecho", denunció Alberstein el miércoles, después de que un grupo de policías de civil se presentara en el domicilio de la pareja e intentara llevárselos en un vehículo particular con la excusa de que debían llevarlos a Tribunales.
"No sé lo que podría haber pasado sin subían al auto. Los chicos quedaron muy atemorizados por lo que pasó",