miércoles, 5 de junio de 2013

Lebbos: “Tengo pruebas del encubrimiento que se hizo por la muerte de Paulina”

En una conferencia de prensa brindada en un hotel céntrico de la Capital tucumana, Alberto Lebbos aseguró haber recibido pruebas que apuntan contra "hijos del poder" por la muerte de su hija Paulina, desaparecida el 26 de febrero de 2006, luego encontrada muerta el 11 de marzo de ese mismo año a la vera de una ruta provincial al norte de la provincia.

Según señaló Lebbos, las pruebas que recibió -no dijo quién se las dio- confirmarían la versión de que la joven estudiante de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nacional de Tucumán, habría sido asesinada "en forma brutal" durante una fiesta en la que había varias personas vinculadas al poder político.

Indicó que guardó los documentos en una caja de seguridad, y que en caso de que el fiscal de Instrucción Penal Carlos Albaca no sea separado de la causa, las presentará ante los medios nacionales en lugar de ante la Justicia.

Paralelamente a esta conferencia de prensa el abogado Bernardo Lobo Bugeau concluyó y elevó el informe que durante meses preparó a pedido del Ministerio de Justicia de la Nación, para saber en qué estado se encuentra la investigación de la joven.

Del informe del letrado se desprende duras críticas hacia quienes tuvieron a su cargo la investigación de la muerte y el estado en que se encuentra hoy la causa, al tiempo que requiere la "urgente implementación de medidas" tendientes a esclarecer el crimen.

"Señores ProNalCi (Programa Nacional de Lucha contra la Impunidad), me permito aquí unas observaciones que exceden, sin duda, el marco objetivo impuesto por las particulares características de la compulsa; No podemos perder de vista, que lo que nos convoca no es otra cosa que el justo reclamo de justicia, o, para ser más explícito, la constatación viva y cotidiana por parte de los deudos de Paulina, de una obscena negación de justicia. La causa "Lebbos" entonces, es mucho más que los miles de folios, de testimonios, de actuaciones complementarias, resoluciones, etc. que permanecen tan desprolijas como inertes en las estanterías y cajas fuertes de la Fiscalía.

 La causa "Lebbos" da cuenta de una siniestra serie documental que objetivamente se torna laberinto, sin otro propósito, por acción, omisión o ambas, que ocultar la verdad. No es cierto, en definitiva y de manera tajante, que la complejidad de los hechos impiden acceder a la verdad", lo destaca Lobo Bugeau en su informe.

El letrado sigue sosteniendo que "estamos en presencia de otras fuerzas y de otros poderes, muy distintos de los que confluyen azarosamente en un hecho, tornándolo a este confuso e impenetrable; y es claro que la acción de la justicia, que la justicia en sí, ha sido reprimida y censurada, una vez más, en orden a otros intereses y otros valores que esgrimen y hacen valer quienes tienen poder real de acción o coacción, aunque a todas luces carentes de los más elementales principios de respeto a valores fundamentales, a la persona, y a la ley que nos constituye y hace posible como sociedad".

Conociendo estos detalles Lebbos exigió garantías, ya que tanto él como su familia y el abogado Lobo Bugeau, representante de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación están siendo amenazados.
"El homicidio de Paulina, como tantos y todos los crímenes impunes que supimos preservar, se actualizan día a día en el dolor indescriptible de sus seres queridos y se expande por nuestra sociedad como una bruma tóxica que nos degrada y corrompe en virtud de su repetición, persistencia e impunidad, y de las débiles resistencias que puede oponer una sociedad que se percibe indefensa ante la magnitud de los abusos perpetrados al amparo de los poderes públicos", lo destaca en las conclusiones Lobo Bugeau.

El letrado en su informe, luego de destacar lo desastrosa de la investigación, la que pasó por tres Fiscalías de Instrucción Penal, hace una serie de sugerencias tendientes a que este hecho no quede impune, como por ejemplo, la creación de un Ministerio Público, tanto Fiscal, como de la Defensa, de carácter autónomo. Pide el apartamiento de los fiscales que a su parece incumplieron con disposiciones legales en esta causa.

El representante de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación finalmente sostiene que "a siete años de un simple y a la vez brutal crimen, podemos aseverar que no sabemos el nombre del asesino de Paulina; sabemos sí, que quienes tienen la facultad, el poder y el deber de velar por la justicia no buscaron ni buscan hacerlo" sentenció.