Gremios exigirán reapertura de paritarias y aumentos tras el salariazo policial

Los sindicatos de camioneros, docentes y médicos buscarán que se adelanten las negociaciones tras los fuertes incrementos conseguidos por las fuerzas de seguridad. Para Julio Piumato, titular de Judiciales, los recientes episodios fijaron "un nuevo techo"


Los inesperados aumentos que consiguieron los policías en las provincias -hasta el 80% de sus magros sueldos en algunas casos- luego de las protestas y los acuartelamiento durante las últimos semanas ha llamado la atención del resto de los gremios, que han declarado que exigirán la reapertura de las paritarias en busca de incrementos similares a los conseguidos por los uniformados.

Pablo Micheli, titular de la CTA, ya anunció para el próximo 19 de diciembre un paro y movilización en reclamo de una mejora salarial. En declaraciones al diario Perfil, Micheli dijo: "No debería haber ni piso ni techo en las paritarias". Y agregó: "Quién va a aceptar discutir aumentos inferiores a los de la policía? (..) Si la policía sale a la calle a reclamar y consigue un 45 ó 50% de aumento, por qué no los podrían obtener los maestros o médicos?.

Coincidiendo con estos dichos, hoy se llevará a cabo una reunión entre la cúpula de Camioneros para analizar si se convoca a un paro de actividades. En caso de que el reclamo salarial no sea aceptado, podrían realizar una huelga el 20 de diciembre. El gremio liderado por Pablo Moyano reclama además un bono de fin de año de 4500 pesos.

En un mismo sentido que Micheli se manifestó Julio Piumato, titular de los empleados judiciales, quien dijo que los episodios de las últimas semanas fijaron "un nuevo techo a las paritarias" y que "si el aumento vale los policías, también vale para los otros".

El titular del gremio judicial expresó además que "por eso ya hay trabajadores estatales reclamando en muchas provincias" y confirmó que convocará para el próximo viernes un paro de empleados judiciales.

Otros que pararán son los médicos bonaerenses, que ya anunciaron una huelga de 24 horas este miércoles, y no se descarta una movilización. Erick Mendoza Díaz, secretario general de AMRA, la Asociación de Médicos de la República Argentina, también se refirió al impacto del "salariazo" a las fuerzas de seguridad en las próximas negociaciones.

"Los policías nos sacaron el piso de la paritaria, estamos con una inflación de al menos un 30%, pero nos damos cuenta que a los policías les dieron hasta un 80% de aumento", dijo Díaz.

Y agregó: "Hoy un médico bonaerense gana 7 mil pesos de bolsillo, estamos pidiendo que el que ingrese gane 15 mil como mínimo".

En tanto, Stella Maris Maldonado, la secretaria general de CTERA, que nuclea a los docentes, dijo tras reunirse con el jefe de gabinete, Jorge Capitanich, que había quedado planteada la reapertura de la paritaria, que suele abrirse en febrero.

En diálogo con Perfil, Maldonado declaró: "Vamos a discutir salarios y condiciones de trabajo, aunque no hablamos de cifras, consideramos que debemos tener un aumento significativo para los docentes, que realmente se sienta en los bolsillos".

Cabe recordar que el propio secretario de la CGT opositora, el líder camionero Hugo Moyano, dijo que cree que el aumento a la Policía influirá en las negociaciones de la próxima paritaria, en medio de críticas al gobierno nacional por "no dar respuesta" a la gente y pagar salario a estatales que no alcanzan para cubrir las necesidades.

"Yo imagino que fundamentalmente los empleados estatales querrán tener los mismos aumentos salariales que tuvieron los policías porque son trabajadores y tienen las mismas necesidades que tienen todos. Creo que va a repercutir y se va a profundizar por la falta de recursos que van a tener las provincias, los municipios y el Gobierno nacional", dijo Moyano en un reportaje hoy publicado por el diario salteño El Tribuno.


Buscando contener el descontento gremial, esta semana Capitanich se reunirá con los principales gremios para seguir discutiendo el tema de los aumentos. El propio Capitanich reconoció días atrás que el levantamiento policial "generó un efecto de eventuales paritarias para quebrantar o vulnerar cualquier acuerdo de carácter salarial".