Para Micheli, el acuerdo de precios es sólo una “maniobra distractiva”

El ti­tu­lar de la CTA a ni­vel na­cio­nal, Pa­blo Mi­che­li, opi­nó que “el acuer­do de pre­cios del Go­bier­no es una ma­nio­bra bur­da, rí­di­cu­la y has­ta ri­sue­ña pa­ra que cuan­do se va­ya a dis­cu­tir pa­ri­ta­rias la pau­ta sa­la­rial que­de por debajo de lo que ne­ce­si­ta un tra­ba­ja­dor por la in­fla­ción”.

“Ellos di­rán que la ha­ri­na, el pan y el azú­car tie­nen un pre­cio más barato, pe­ro la in­fla­ción si­gue su cur­so”, explicó. Y ase­gu­ró que “es todo una men­ti­ra, co­mo la ca­nas­ta na­vi­de­ña de 39 pe­sos que anun­ció el je­fe de Ga­bi­ne­te, Jor­ge Ca­pi­ta­nich. Quién pu­do com­prar al­go a ese pre­cio pa­ra Na­vi­dad o Año Nue­vo?”, se preguntó en diá­lo­go con el programa radial Ca­fé Di­gi­tal, que se emite por la 91.9 de la ciudad de Río Cuarto.

Pa­ra Mi­che­li “el Go­bier­no ya ha de­mos­tra­do que ha fra­ca­sa­do con es­ta me­to­do­lo­gía y lo úni­co que bus­ca es ba­jar el por­cen­ta­je del pe­di­do de me­jo­ra sa­la­rial pa­ra las pa­ri­ta­rias”.

“Es una ma­nio­bra dis­trac­ti­va que ya ins­tru­men­tó a tra­vés de Gui­ller­mo Mo­re­no an­te­rior­men­te y aho­ra con Ca­pi­ta­nich, por eso se di­ce que el hom­bre es el úni­co ser vi­vien­te que tro­pie­za dos ve­ces con las mis­ma pie­dra y lo úni­co que quie­re es ba­jar la ex­pec­ta­ti­va de au­men­tos”.

El ti­tu­lar de la CTA indicó: “Con tal de sos­te­ner­se en el Go­bier­no, es­tos fun­cio­na­rios vuel­ven a re­cu­rrir a la mis­ma me­di­da que fra­ca­só ha­ce 10 días”.

-¿Entonces usted cree que para el Gobierno la suba salarial es inflacionaria?, se le consultó a Micheli.
- Pa­ra es­te Go­bier­no un me­jor sa­la­rio es in­fla­cio­na­rio por­que sus economistas son de cor­te neo­li­be­ral y con­si­de­ran que el al­to con­su­mo es la cau­sa de la in­fla­ción. Pero lo con­cre­to es que es­te Go­bier­no no quie­re com­ba­tir la in­fla­ción.

-¿Cuál debería ser hoy el piso salarial para el año?
- El pi­so pa­ra pe­dir en la pa­ri­ta­ria se­rá del 35 por cien­to por­que el año pa­sa­do hu­bo acuer­dos en 3 cuo­tas que se des­di­bu­ja­ron.

Con res­pec­to a la re­la­ción con Hu­go Mo­ya­no, el lí­der de la CGT, ad­mi­tió que “hay coin­ci­den­cias co­mo es el pe­di­do de una ju­bi­la­ción mí­ni­ma similar a un sa­la­rio bá­si­co vi­tal y mó­vil, que se so­li­ci­tó pú­bli­ca­men­te con el de­fen­sor del Pue­blo de la Ter­ce­ra Edad. En esa opor­tu­ni­dad, Mo­ya­no plan­teó que si no ha­bía res­pues­tas nos ex­pre­sa­ría­mos con me­di­das de fuer­za”.

Un escenario complejo

Va­ti­ci­nó que el 2014 se­rá un año con­flic­ti­vo por­que no hay diá­lo­go pa­ra aten­der los re­cla­mos.
Mi­che­li pi­dió que “se in­vi­te a una me­sa de diá­lo­go am­plia don­de se sien­ten los re­pre­sen­tan­tes de las cinco centrales sin­di­ca­les, de la oposición, de la Igle­sia y otros gru­pos so­cia­les. Pe­ro que se to­men determinaciones”.


Fuente: Diario Puntal de Río Cuarto




* Equipo de Comunicación de la CTA Río Cuarto