miércoles, 7 de mayo de 2014

Despidos salvajes en la multinacional Menarini

La Multinacional Menarini despidió más de 80 visitadores médicos y anunció el cierre de su filial en Argentina.

Después de haber despedido 35 trabajadores y trabajadoras la Federación Argentina de Agentes de Propaganda Médica (FAAPROME - CTA) desarrolló acciones gremiales que derivaron en el dictado de la conciliación obligatoria decretada por el Ministerio de Trabajo. Mientras se estaban desarrollando las negociaciones basadas fundamentalmente en la recuperación de puestos laborales, el mismo día que vencían los plazos de la conciliación, el laboratorio Menarini envió 50 telegramas nuevos de despido aduciendo el cese de su actividad comercial en Argentina.

La actitud asumida por esta multinacional del medicamento no es ajena a las políticas de los laboratorios multinacionales en Argentina. La verdadera intención es licenciar los productos para que los venda otro laboratorio reduciendo costos laborales basados en la eliminación de puestos de trabajo y aumentando los precios de los medicamentos que son entregados a otra empresa. La fórmula es clara: mayor rentabilidad, ajuste sobre los trabajadores y aumentos de precios en los medicamentos para la población. Este accionar crea terror y disciplinamiento a través del miedo a los trabajadores para imponer las condiciones comerciales y los aumentos de precios.

Por su parte, la acción pasiva del Ministerio de Trabajo rayana con la complicidad, permite que se avasallen derechos y se pierdan fuentes de trabajo con la impunidad que gozan las multinacionales; pero no tiene tapujos en pedir "prudencia" cuando los trabajadores discuten salarios y condiciones de trabajo y pretende poner límites a la protesta a través de la Ley. Pese a que el laboratorio provocó 50 nuevos despidos, el Ministerio se limitó a ser un testigo ajeno al drama que significa el desamparo de 85 familias.


En este escenario la Federación Argentina de Agentes de Propaganda Médica ha decidido distintas acciones gremiales: movilizaciones, cortes de la vía pública y escraches a las oficinas del laboratorio y sus representantes en Argentina. Estas medidas se harán extensivas a la totalidad de las empresas de la industria tanto nacional como multinacional que comercialicen los productos de Menarini sin la incorporación de los trabajadores que han perdido su fuente laboral en dicho laboratorio. FAAPROME - CTA  exige que el Ministerio de Trabajo tome una actitud activa y que exija que la empresa cumpla las leyes vigentes.