jueves, 12 de junio de 2014

Lebbos habló en el Congreso sobre el asesinato de Paulina

Alberto Lebbos se refirió a una “red de encubrimiento policial y político” que mantiene impune el crimen y les pidió a senadores y diputados que atiendan los casos de violaciones a los derechos humanos de Tucumán. Por la CTA participaron Ricardo Peidro, Salvador Agliano y Alejandra Angriman.

Alberto Lebbos participó el martes de una audiencia pública en el Congreso de la Nación, en la que expuso el crimen impune de su hija Paulina, asesinada el 26 de febrero de 2006.
La audiencia se realizó en la Sala 3 del anexo del Congreso Nacional, desde las 16.30 hasta las 20.00. Lebbos habló de los avances de la investigación que lleva adelante el fiscal Diego López Ávila, y de lo que definió como “la red de encubrimiento policial y político” que, según él, permitió que aún no se haya esclarecido el crimen.
Frente a diputados y senadores nacionales, dirigentes políticos y otros familiares de víctimas de delitos impunes, Lebbos pidió que se conforme una comisión que viaje a Tucumán y reciba las denuncias por las violaciones a los derechos humanos en la provincia.
Particularmente, cargó contra el gobernador José Alperovich y su esposa, la senadora Nacional Beatriz Rojkés. También contó la historia de Pamela Laime, la joven que estuvo desaparecida durante 14 años y que recién ahora se supo que había sido asesinada el 17 de octubre de 2000 y enterrada como NN en el  Cementerio del Norte, aunque sus restos no fueron hallados.
Entre otros puntos relacionados al encubrimiento del crimen de Paulina, Lebbos dijo que durante los primeros 15 días de la desaparición de su hija (el cuerpo fue encontrado el 11 de marzo de 2006) la Policía sólo simuló buscar a la joven. “Los que la buscábamos fuimos nosotros, los familiares”, expresó.
También relató que el entonces comisario Enrique García alteró las actas en las que se consignaban detalles del hallazgo del cuerpo y luego fue ascendido en la Policía. Finalmente, denunció que el Gobierno encubre a Carlos Albaca, el fiscal que tuvo la causa durante seis años, sin avances.