jueves, 24 de julio de 2014

Desocupan Gramón Bagó y retoman la negociación

El laboratorio Gramón Bagó fue desocupado ayer por el sindicato como consecuencia de que se abrió una instancia de negociación en el Ministerio de Trabajo sobre la base del reintegro de los dos visitadores cuyos despidos desató el conflicto
Sin embargo, la empresa no asumió ningún compromiso en ese sentido y quedó en contestar mañana una propuesta que le elevó el sindicato. Esa propuesta supone que los dos despedidos se reintegran en las áreas de ventas y visitas médicas en las que se desempeñaban, informó a El País Aníbal Balboa, dirigente del sindicato del medicamento (SIMA).
Hoy Gramón Bagó volverá a trabajar con normalidad y se levantarán los paros "perlados" que se estaban realizando en el resto de la industria farmacéutica. De esta forma, se desactivó al menos por el momento una situación que pareció que podía llevar a la ocupación de todos los laboratorios. Balboa consideró una buena señal que la empresa haya vuelto a dialogar. En la reunión de acercamiento participaron el director nacional de Trabajo, Luis Romero, Aníbal Balboa, el sindicalista Edgardo Oyenard y tres representantes de la empresa, entre los que estaba el gerente general, Álvaro Bellini.
Romero dijo a El País que "se ha avanzado bastante" y que la desocupación de la planta es "importantísima". La reunión fue "civilizada", valoró. La discusión también abordará otros aspectos de la relación laboral como la recategorización de los trabajadores y la forma en que se desarrollará en el futuro la vinculación entre la empresa y sus empleados, adelantó.
Impasse.
La asamblea del sindicato se declaró en cuarto intermedio hasta el lunes. La carpa instalada en la puerta del laboratorio sobre la avenida Joaquín Suárez desde hace 65 días seguirá allí.
En la tarde el sindicato había accedido a desalojar las instalaciones de la planta principal de Gramón Bagó que había ocupado el domingo a las 22 horas.
El proceso de abandono del laboratorio no estuvo exento de tensión. Sobre las 15:30 en las inmediaciones de las puertas del laboratorio comenzaron a reunirse sindicalistas de Gramón Bagó, de otras empresas farmacéuticas y de otros gremios. En determinado momento llegó a haber unas 200 personas. Alrededor de las 15:45 llegaron autoridades de la empresa y algunos trabajadores que querían reintegrarse a sus tareas y permanecieron unos minutos parados sobre la misma acera en la que estaban los huelguistas pero apartados. Un delegado sindical se acercó y conversó con ellos fríamente para determinar quiénes entrarían al laboratorio en representación de la empresa. Cuando finalmente los representantes de la firma y los trabajadores que no adhirieron al paro se dirigieron el portón de la fábrica con rostros serios, debieron hacerlo por una especie de "corredor" formado por huelguistas que los abuchearon y silbaron. Se escucharon gritos de "alcahuetes" y "carneros" y comentarios burlones. También les cantaron "carnero, decime qué se siente".
Una delegación de tres integrantes de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) y de la ULAVIM (Unión Latinoamericana de Visitadores Médicos), que lucían chalecos que los identificaban como visitadores médicos, acompañó la concentración del sindicato y coreó sus consignas. También estuvo el dirigente sindical de la bebida, Richard Read, que puso su gremio a disposición del SIMA "para lo que necesiten". Una camioneta del sindicato de molineros trajo una donación de harina. Los dos trabajadores cuyo despido provocó el conflicto fueron abrazados por varios militantes y ondearon la bandera del SIMA. Sobre las 16:30 la concentración sindical comenzó a disolverse. Para entonces las escribanas de la empresa y del sindicato habían terminado de chequear el estado de las instalaciones de la empresa y labrado un acta.
En Gramón Bagó trabajan unas 200 personas, de las cuales 47 forman parte del comité de base sindical. El SIMA asegura que están agremiados el 60% de los trabajadores de la planta de fabricación.
El laboratorio dijo durante el conflicto que podían llegar a faltar medicamentos oncológicos y de otro tipo. El sindicato considera que se trata de una advertencia "irresponsable" porque Gramón Bagó no tiene el monopolio de ningún producto, dijo Balboa.
Grupo con fuerte presencia regional
Gramón Bagó es una empresa de capitales argentinos presente en el mercado uruguayo hace 83 años, donde es la segunda empresa farmacéutica con un 7% de las ventas del sector. Antes del conflicto sus ventas mostraban un leve crecimiento. La página web de la empresa informa que tiene la distribución de productos de marcas prestigiosas, entre las que se encuentra Novartis. El 15% de su personal posee título universitario. Forma parte de la Organización Bagó presente en 47 países a través de 25 empresas. Algunos de esos países son Argentina, Chile, Brasil, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador y Guatemala. Cuenta con 85 patentes generadas por invenciones propias, 480 productos y 11 plantas de fabricación farmacéuticas.

FUENTE: www.elpais.com.uy