Ocampo: “este modelo productivo está condenando a millones de personas a una lenta agonía”

Bajo el lema “nuestra tierra no se toca”, organizaciones sociales y ambientales celebran hoy, una jornada internacional de lucha contra la minería a cielo abierto. a propósito de esta problemática que afecta de manera directa a los bienes comunes y al desarrollo sustentable del pueblo argentino, acta dialogó con normando “piojo” ocampo, secretario general de cta chilecito y referente de las luchas contra la instalación de multinacionales en el cerro famatina.


¿cuál es la situación en relación a la minería a cielo abierto en argentina?
- en estos momentos, como en todos los países del mundo donde avanzan las transnacionales, es dificilísimo. nosotros logramos sacar una guerra a favor, la de defender con éxito el famatina. que no penetre la barrik gold, ni la osisko, ganamos las batallas y con ellas la guerra. pero para nada significa que, incluso en el territorio de la rioja que tiene 90 mil kilómetros cuadrados y la mitad son todas montañas, no haya otros proyectos mineros con los que están queriendo avanzar. sin ir más lejos, hace dos días murió un minero que estaba trabajando con la máquina y se le cayeron rocas encima. este tipo de información que queda oculta porque los medios tienen los bolsillos en las megamineras, hace que no se multiplique la información que precisamos tener las organizaciones sindicales, políticas y la población en general.

-¿por qué el pueblo debe resistir a la instalación de emprendimientos mineros?
- de una vez por todas, el pueblo argentino debe tener el derecho a elegir los modos de producción del país, que debe estar completamente alejado de la puesta en riesgo de la población, del aire, de la tierra y del agua. a cambio de que unos pocos vivos se lleven nuestros bienes comunes, que es patrimonio social de todos. así hemos decidido llamarle a nuestros recursos todas las organizaciones que estamos trabajando para empujar una consulta popular, del mismo modo que empujamos todo tipo de realización tendiente a defender la vida, como es la lucha contra el fracking, la megaminería a cielo abierto, la instalación de plantas fabriles donde se van a producir nitrato de amonio como es el caso de salta, la lucha contra monsanto en córdoba. necesitamos, como cuestión estratégica de nación y de pueblo, liberar a la cordillera de todas estas corporaciones que están contaminando el agua, la tierra, el aire. están poniendo en riesgo el futuro desarrollo real de nuestro pueblo que podría pasar por el turismo que no destruye. hace poco hemos salvado el camino del inca, que ha sido declarado patrimonio de la humanidad y es otro avance más en la lucha de los pueblos para salvar territorios que están siendo amenazados por la ambición de las transnacionales mineras.

-¿cuál es el camino?
- el pueblo tiene una sola forma de explicitar su parecer en cuanto a qué es lo que quiere de un país desarrollado, donde los beneficios lleguen de manera directa al pueblo, sin contaminación y sin arruinar la flora, la fauna y el paisaje. y esto es lo que nosotros llamamos la consulta popular en defensa y recuperación de nuestros bienes comunes que hoy están siendo apropiados por las megamineras. caminando en ese sentido, desde la cta apoyamos todo tipo de organización de eventos y de lucha que se realicen en todo el país, sabiendo que cada uno de los hechos producidos por fuerzas afines o hermanas van a contribuir a una estrategia común más allá de las diferencias secundarias de apreciación que se puedan tener. estamos sacando a flote las luchas populares, y creemos que perseverando en la organización vamos a contribuir a que se lleve a cabo la consulta popular.

-y también camino a la transformación por un modelo productivo que sea sustentable
- claro, el cambio del paradigma productivo. hay cuestiones que ya todo el pueblo las sabe; el glifosato no es crema chantillí; que para que haya mucha soja, se desertifica el suelo; que para que se lleven el oro afuera, que no dejan nada de ganancia y si aún dejarán, las consecuencias sobre la tierra y el agua son mucho más graves. sería suicida exponernos a eso: zonas enteras contaminadas y con las poblaciones en riesgo de muerte. entonces, todas las situaciones que se enlazan en nuestro país tienen su raíz en el modelo neodesarrollista que tiene este gobierno, a quien no le importa que a cambio de unos pocos puestos de trabajo –que sólo aportan a su relato-, condena a millones de personas a una lenta agonía donde se muere el agua, la tierra, el aire, los animales, la flora y quedan pocas posibilidades de desarrollo para la vida de las futuras generaciones.

www.agenciacta.org