sábado, 11 de octubre de 2014

Ya es ley: “La Carrera de Miguel”

El Senado de la Nación sancionó el Proyecto de Ley mediante el cual se instituye el día 8 de enero de cada año como el "Día Nacional de la Memoria en el Deporte" en conmemoración del atleta tucumano Miguel Sánchez, desaparecido en 1978 durante la última dictadura cívico-militar.

“Este es un proyecto de ley de mi autoría, que presentara en el 2012, en mi carácter de diputada nacional por la provincia de Chaco y tiene por objetivo rendir homenaje a todos los deportistas detenidos-desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar”, expresó a la prensa la actual senadora nacional María Inés Pilatti Vergara.

Señor presidente, “la elección de la fecha de la detención-desaparición de Miguel Sánchez, para este reconocimiento, no es casual. Miguel era un humilde trabajador tucumano, trabajaba como ordenanza en el Banco de la Provincia de Buenos Aires, escribía poemas y asumió asimismo un compromiso militante en la década de los setenta y además dedicó a correr”, afirmó la Senadora en la sesión de la Cámara.

La iniciativa aprobada prevé que la Secretaría de Deporte de la Nación y las autoridades correspondientes de las distintas jurisdicciones en el marco del Consejo Nacional del Deporte, acuerden la inclusión en los respectivos calendarios deportivos de una jornada alusiva que constará en la realización anual de una maratón, bajo la modalidad que se determine, denominada "Carrera de Miguel".

Pilatti Vergara aseveró que "la aprobación del “Día Nacional de la Memoria en el Deporte” es un paso más en el camino de Memoria, Verdad y Justicia comenzado por el compañero Néstor Kirchner y que continúa nuestra Presidenta, Cristina Fernández de Kirchner".

Miguel Benancio Sánchez, era un joven nacido en Bella Vista (Tucumán) un 6 de Noviembre de 1952, empleado de maestranza del Banco Provincia en la ciudad de Buenos Aires, deportista que militaba en la Juventud Peronista de Berazategui hasta que un comando militar lo arrancó de su casa en esta localidad el 8 de enero de 1978. Venía de correr por tercera vez la San Silvestre, la tradicional prueba brasileña que el gran Osvaldo Suárez, su entrenador, había ganado tres veces a fines de los años ‘50. Sánchez nunca más apareció.