lunes, 11 de mayo de 2015

SURAR PHARMA Y LA MAFIA DE LOS MEDICAMENTOS * Dra Estela Di Cola















En febrero de este año, médicos de Neonatología del Posadas comunicaron al área de Farmacia y comités de Control de Infecciones y de Seguridad del Paciente que el antibiótico vancomicina de Surar Pharma SA no eliminaba infecciones y provocaba reacciones adversas. El organismo regulatorio (ANMAT*) negó que la posterior inspección y clausura del laboratorio en cuestión el 17 de abril, se debieran a la denuncia de dicho hospital.

En Argentina está prohibida (para profesionales, farmacias y población) la comercialización y uso de drogas de esta empresa (son más de 30 medicamentos). Fue grave la demora entre la denuncia de los médicos en febrero y la respuesta de la ANMAT en abril.

Surar Pharma tiene un prontuario de sanciones: en 2010, fue inhibida preventivamente por la ANMAT y poco después se levantó la medida. En 2011, se informó en el Boletín Oficial el retiro preventivo del mercado de un lote de antiácido inyectable, por reportes de «fiebre y escalofríos» en pacientes tratados (hospitales de Corrientes y Misiones). Estos fueron infectados por una bacteria rastreada en ampollas. En 2012, también hubo pacientes con infecciones con sus productos.

Para los hospitales públicos, el Estado Nacional utiliza un 80% de medicamentos genéricos, y Surar Pharma SA (líder del mercado) es una de sus grandes proveedoras. La empresa ganó licitaciones por tener precios hasta un 30% menor que otras. Las ganancias de este laboratorio crecieron meteóricamente, al igual que el patrimonio de Manzur: el ex-ministro de Salud de la Nación, y candidato a suceder a Alperovich, tiene $14 millones de pesos en su haber. ¿Cómo lo hizo?

En Salud, lo barato sale caro: si fue sancionada tantas veces, ¿porque Surar Pharma no fue monitoreada más de cerca? Tras la infección de los neonatos del Posadas, tardaron 3 años en volver a evaluarla. Un paciente del Hospital de Haedo perdió la vida.

En Tucumán, según profesionales de centros de atención primaria del Sistema Provincial de Salud (Siprosa), recién el 22 de abril los directores por WhatsApp recibieron la orden de «decomisar y guardar productos Surar Pharma hasta que se pasen a retirar», sin dejar constancia de ello ni informar la causa de la misma. Eran productos que estaban hacía más de seis meses en esos centros.

La producción estatal de medicamentos, con control social es importante para evitar que los remedios sean una mercancía. Las grandes corporaciones farmacéuticas no pueden lucrar con la vida de las personas, así como la responsabilidad de los profesionales."


*Dra. Estela Di Cola, (Pediatra Delegada Gremial Hospital Niños de Tucumán)
Secretaria de DDHH, CTA AUTÓNOMA TUCUMAN