martes, 25 de agosto de 2015

"La pueblada no es por 40 o 50 urnas, es en rechazo a un proceso electoral viciado de nulidad"

Tras la brutal represión que tuvo lugar anoche en San Miguel de Tucumán, en respuesta a un pueblo entero que se alzó en contra del evidente fraude que reinó durante los comicios del domingo pasado, ACTA dialogó con Salvador Agliano, Secretario General de la Central tucumana. Por su parte Pablo Micheli manifestó: "La CTA Autónoma repudia enérgicamente los hechos de violencia que intentaron silenciar la voluntad popular a través de palos y balas de goma. Esta represión es la antesala de lo que van a intentar hacer para parar las movilizaciones populares contra los fraudes, las injusticias y los ajustes que se vienen.

-¿Es algo que ustedes podían esperar tras los comicios del domingo?

- No de esta gravedad. La policía ha salido a agredir y se ha generado un hecho muy lamentable. Por suerte no ha habido que lamentar muertes pero sí hubo heridos, sí hubo corridas y hubo una represión policial brutal que se sigue manifestando en este momento en la provincia. Esto es consecuencia de un proceso electoral viciado de nulidad y predispuesto al fraude. Porque estamos hablando de 25 mil candidatos, lo que equivale a un candidato cada cuatro tucumanos. Esto ha implicado un cuarto azul con una cantidad de boletas, candidatos, acoples. Si esto vino a suplantar la Ley de Sublemas que ya era engorrosa, al contrario, la ha perfeccionado negativamente. Esto hace que solamente los aparatos puedan ganar, ya que solo quienes tengan la posibilidad de tener 3700 fiscales para cubrir todas las mesas, pueden garantizar la transparencia de la elección, cuando es una responsabilidad del presidente de mesa elegido por el Estado.

Esto no pasa en Tucumán, entonces los aparatos -en este caso los de Alperovich, que están hechos por patotas, punteros, con votos cadena, con bolsones, que usan todas las trampas posibles- indefectiblemente iba a derivar en esto que pasó en Tucumán. Nuevamente la policía y el Gobierno atacando a los ciudadanos que pacíficamente se manifestaban con la presencia de los candidatos a presidente, Scioli, Macri; todos han sido testigos presenciales y no se ha escuchado una sola voz de estos candidatos repudiando el hecho. No son 40 o 50 urnas, es un proceso electoral viciado de nulidad, en el cual el fraude ha sido el principal protagonista y esto ha hecho que salgamos a la calle, a gritar, a repudiar para que esto se solucione.

-¿Podrías explicar el proceso electoral? ¿25 mil candidatos es un número literal?

- Sí, 25 mil candidatos había en Tucumán. Es por este sistema de acople, lo que se llama también las "colectoras". Por un ahí un candidato a gobernador tenía una serie de boletas que lo llevaban como gobernador. Pero para otros cargos, para intendente, para concejales, para legisladores provinciales había otros candidatos. Y eso generó una situación inaceptable. Indefectiblemente el ciudadano tenía que ir con tijera al cuarto oscuro. Estuvo el voto cadena, que fue la vedet del proceso electoral. Además tener 26 fiscales en una mesa hace imposible hacer un conteo de votos lógico, razonable y transparente. Eran las 3 de la mañana y se suspendió el escrutinio.

Hoy martes no sabemos a ciencia cierta cuáles son los resultados definitivos. Entonces se está pidiendo, desde todos los sectores -tanto la oposición como de la sociedad en general- que se abran las urnas y se haga el conteo. Ya hemos tenido casos donde de 120 sufragantes, las planillas llegan con 125 votos. Se han detectados que había urnas llenas antes de los comicios. Es algo muy vergonzoso para nuestra provincia. Esto estuvo comandado por el Gobierno que llevaba al ex Ministro de Salud Manzur, que ya hizo de las suyas con los índices de desnutrición. Esto ha generado este descontento.

-¿Cómo va a responder la CTA?

- Desde la CTA no nos vamos a quedar callados, porque somos parte de la sociedad, porque somos tucumanos, porque tenemos derecho a voto y queremos que se respete nuestro voto, que ha sido robado. Nos dan un resultado totalmente ajeno a la voluntad del pueblo y esto no puede ser así.