martes, 12 de abril de 2016

YO NO ACEPTO *Por Leonor Cruz

Veo, miro, escucho, leo todo, dicen que las medidas que hoy este Gobierno toma son en beneficio del pueblo. Veo, escucho, miro, leo, justificar cada aumento, tarifazo es la palabra.
Veo, miro, escucho, leo como nos quieren convencer que el quite a los subsidios y las retenciones son medidas para beneficiar a pueblo. Veo, miro, escucho, leo que los despidos son necesarios para jerarquizar un Estado, para sacar a los vagos.
Alguno me dijo: “Así puede tener otras opciones y poderlas analizar, que estar muchos años en un lugar lo pueden estancar, que solo se despide al que no quiere trabajar".
Me quieren -nos quieren- convencer que todo eso está bien, pero yo no acepto. No acepto un país de desocupados, no acepto y nunca voy aceptar que para que los que siempre tuvieron mucho los que menos tenemos debemos pagar para que esos pocos puedan tener más.
No acepto que me digan y me quieran convencer de que es normal que cada día haya un nuevo aumento.
No acepto que me digan que para que salgamos adelante tenemos que sacrificar nuestro futuro, nuestros sueños, nuestra esperanza, hasta nuestra dignidad.
Y no lo acepto porque esto ya lo viví, porque si la política de un Gobierno es gobernar con ajuste, con tarifazos, con miedo, con represión, con despidos y mentiras, tengo claro adonde quieren llegar.
Cada una de estas medidas solo nos llevan aun lugar: A la pobreza, a la miseria, a la indiferencia, al sálvese quien pueda y como pueda, a deshumanizarnos mucho más.
No acepto que todo esto se naturalice como se naturalizó que los hijos de los pobres son drogadictos, chorros que no quieren estudiar ni trabajar. Como se naturalizó que cada día por gatillo fácil se mate a un hijo porque si nomás. Como se naturalizó que a las mujeres nuestras parejas nos pueden matar. "Mrá salió en el diario otra más...y van".
Como se naturalizó la pobreza porque nacimos pobres a que más podemos aspirar, que nos digan que nos gusta vivir de planes, del Estado y de toda la sociedad Como se naturalizó que los derechos son para algunos y nada más. Que tu ropa, que tu barrio, que tu cara te pueden condenar a la criminalización de la pobreza.
Yo no acepto un Gobierno que nos quiere sumisos, callados, ciegos, sordos. Quiere un pueblo que no pueda reclamar. Ni tampoco acepto que un funcionario me diga ese o esa están despedidos porque cobraban y no iban a trabajar, mientras nombran a sus punteros políticos en cargos gerenciales del Estado.
Porque somos trabajadores y trabajadoras no nos vamos a callar.
Porque somos trabajadores y trabajadoras en la calle, en la lucha nos vas a encontrar.
Porque somos trabajadores y trabajadores nuestros sueños, nuestro futuro te lo vamos a regalar.
Porque somos trabajadores y trabajadoras no vendemos nuestra dignidad.
Porque somos trabajadores y trabajadoras que queremos trabajar.
Por eso no acepto, ni aceptamos, un trabajador/a menos y ni un solo despido más.



** Secretaria de Género e Igualdad de Oportunidades de la CTA Tucumán