lunes, 12 de diciembre de 2016

Tras la sesión en Diputados, subió el Mínimo no Imponible

En una intensa sesión, se votó en Diputados el proyecto de la oposición para la reforma de la ley que contempla el Impuesto a las Ganancias. Entre los principales alcances de la reforma, no se cobrará Ganancias ni sobre el aguinaldo, ni sobre las horas extras. "Valoramos cualquier avance que beneficie a los trabajadores, pero en la Argentina sigue faltando una reforma impositiva exhaustiva", dijo a ACTA el secretario General Adjunto de la CTA Autónoma, Ricardo Peidro.

Si bien falta el debate en Senadores, que será el martes próximo, lo que instaura el dictamen de Diputados es que el mínimo no imponible se eleva 36% desde 2017: será de $33.500 para los solteros y $44 mil para el casado con dos hijos, tomando en cuenta el sueldo bruto. La actualización anual de estos montos será automática según la variación salarial. Lejos quedaron las reformas de la propuesta del oficialismo que proponía subir el piso sólo un 15 %.

Las escalas también se amplian con alícuotas que van del 2 al 35%. Con estas reformas se estima que 1 millón de trabajadores seguirán alcanzados por Ganancias -hoy son 2 millones-.

El costo fiscal de estas modificaciones es de $65 mil millones; $ 27 mil millones figuran en el Presupuesto y el resto serán recuperados con nuevos impuestos. Entre otros, gravámenes a las tragamonedas y las apuestas online, para recaudar unos $ 2.700 millones (el del Gobierno iba por más, $ 5.700 millones). Además reinstaura retenciones a las mineras (para recaudar $5 mil millones); y se gravará la renta financiera en plazos fijos de más de $1,5 millón y 15% al dólar futuro.

"Todos estos avances que se consiguieron tienen que ver con la postura histórica de las luchas que lleva adelante la CTA desde hace años", valoró Ricardo Peidro sobre la media sanción, aunque el problema de fondo sigue existiendo, "tiene que ver con la redistribución de la riqueza, y no se trata de sacarle a los trabajadores parte de sus salarios para distribuir, sino a las multinacionales y empresas privadas que generan ganancias inmensurables con nuestro trabajo"

En esta línea, Peidro afirmó que "en un país como la Argentina donde se acumulan ganancias desmesuradas, y el crecimiento de la desigualdad es cada vez más acentuado, el impuesto al trabajo o al salario se lleva aquello que logramos arrancarle a las patronales con nuestra lucha. Por eso desde la CTA estamos de acuerdo con una verdadera Reforma Impositiva, donde paguen los que más tienen. Mientras no se haga esa reforma, vamos a seguir diciendo que el salario no es ganancia".

Jorge Yabkowski, Secretario de Salud Laboral de la CTA opinó: “El debate que se dio ayer en el Congreso por el Impuesto a las Ganancias demuestra la fragilidad con la cual el Gobierno de Macri está encarando sus políticas de ajuste. Está bastante claro que los compromisos que había adquirido el Gobierno durante su campaña como era el de la derogación lisa y llana del impuesto, no se condecía con la política estratégica de favorecer a las grandes multinacionales. Por eso, por un lado se prometió la derogación del impuesto al salario y por el otro se aplicó un brutal ajuste, con despidos, rebajas salariales y disminución de las retenciones a los grandes complejos del extractivismo, la minería y los cultivos de soja”.

Además analizó que ante esta situación aparece una oposición absolutamente oportunista: "El Frente Renovador, identificado con la CGT que levantó los paros, el prácticamente cogobierno del massismo con Macri en muchos aspectos, junto con el Kirchnerismo que hizo este desastre con Ganancias que en su momento terminó cobrándole hasta a los jubilados el impuesto, de manera oportunista hicieron un dictamen que si bien no deroga el impuesto, mejora un poco las escalas y los mínimos no imponibles, que podría traer un alivio a la clase trabajadora".