lunes, 2 de enero de 2017

"El único contra-poder existente a la flexibilización son los trabajadores organizados"

Lo aseveró el Director del Departamento Jurídico de la CTA Autónoma, Horacio Meguira, para quien "las modificaciones a la legislación laboral exigidas en el discurso Macrista, no es una exigencia impuesta por los cambios tecnológicos del proceso de trabajo, sino a una necesidad del capital empresario de maximizar la tasa de ganancia".

Meguira apuntó que "si el trabajador eventual o flexibilizado fuese una necesidad generada por los procesos de trabajo modernos, no se entiende porqué esto debería llevar a una reducción directa de los salarios, honorarios y de los sueldos mensuales".

A su juicio, "la flexibilización laboral expresa la necesidad de la clase capitalista de recomponer la tasa de beneficio, ampliando el grado de explotación de los trabajadores, y esta tendencia toma ahora una forma absoluta (rebaja de salarios reales y modficación a la baja de los Convenios Colectivos de Trabajo) por la existencia de la crisis".

"Se trata de una tendencia que no se detiene en la estabilidad laboral, ni en los salarios mínimos, ni en los convenios "marco", avanza irreductiblemente sin ninguna reacción de los estados. El único contra-poder existente son los propios trabajadores organizados", remarcó Meguira.

Como se sabe, Mauricio Macri instruyó al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, para explorar cambios en la metodología electoral de los gremios, inclusive con la aplicación de alguna modalidad de voto electrónico.

Desde la CTA Autónoma, el letrado con más experiencia de esa Central, Horacio Meguira, auguró dificultades para la aplicación de los cambios: "Si van a imponer un sistema electoral en los gremios será una violación al Convenio 87 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), que consagra la facultad de cada sindicato de dictar sus propios estatutos. Y si es por buscar un acuerdo con los grandes sindicatos, dudo que vayan a aceptar porque la gran mayoría está basado en distintos sistemas de fraude", alegó.

En otro sentido, el Director del Departamento Jurídico de la Central apuntó que durante este Gobierno, "se han generado antecedentes peligrosos para la protesta y la huelga. Es la materialización de un recrudecimiento de la represión y criminalización de la protesta social, junto a intervención de sindicatos, normas restrictivas de la voluntad constitutiva para fundar sindicatos, y otras herramientas que atentan contra los derechos de los trabajadores", remató Meguira.